domingo, 13 de abril de 2014

La educación, el eterno problema


Manuela y Mateo haciendo deberes 11/04/2014

Ni siquiera sé cómo abordar este tema de una manera no condicionada ni idealista. Pero cuando necesito expresar algo, escribo y lo comparto con vosotros, siempre lo hago con sinceridad y basándome  en experiencias vividas, y aún así mis conclusiones no son nunca determinantes, pero sí intento aportar un poco de luz a ciertas contrariedades, aunque ello no sirva ni para mi propio confort.

Vamos al tajo, y no es moco de pavo. Tengo una niña casi superdotada y un niño casi deficiente, o al menos eso es lo que revela la documentación formal que poseo, aunque se sustente sobre una base subjetiva. Y si me atrevo a decir eso de mis niños, es por un principio de justicia basado en la definición de Platón, que lo justo es tratar lo igual de igual manera y lo distinto de manera distinta, también tengo una profesora superdotada y otra casi deficiente y evidentemente sustentado también sobre una base subjetiva.

No concluyo de momento, pero sí se me antoja aclarar que ni tengo una niña superdotada ni un niño deficiente y por supuesto ellos tampoco tienen una profesora superdotada y otra deficiente, esto no es así en ningún caso. Tengo dos niños ( aunque ya sabéis que son siete), totalmente niños y dos profesoras totalmente profesoras.

Para salir de este aquelarre aportaré un único dato objetivo, contrastable, irrefutable y cierto. Manuela nació un diez de enero y Mateo un veintinueve de diciembre, lo que convierte a la superdotada en la mayor de la clase y al deficiente en el más pequeño de la suya, pero ni siquiera este dato sirve y yo debería estar buscando logopeda, sicólogo, pedagogo y lo que hiciera falta, un padre nuevo y otra profesora, claro eso es, si yo fuera uno más de los que se tragan cualquier cosa.

El problema radica en la falta de discreción a la hora de tratar a los niños entendidos cada uno de ellos en su individualidad, y esto es culpa de todos y sobretodo en el maniatado y falta de libertad de la que carecen nuestro profesores y el sistema educativo.

Después nos alarmamos de los resultados del informe PISA, y sea dicho de paso más como prevención que sentencia, que existen las mentiras, las grandes mentiras y con mucha distancia las estadísticas.

Vamos cada vez peor y no aprendemos nada, no somos capaces de consensuar un sistema educativo, cada facción política quiere el suyo y nosotros los ciudadanos lo vivimos como espectadores, pero nuestros niños lo padecen a diario muchos años, por eso creo que somos los grandes responsables y para limpiar nuestra conciencia echamos la culpa al sistema, al partido de turno o al colegio o profesor que no nos gusta demasiado.

Otro ejemplo visualizador, la letra con sangre entra. Esto era más que aceptado en los años 40, 50, 60, es más los padres apoyaban a los profesores. En aquellos entonces y mucho antes, me puedo remontar a Michel de Montaigne o Juan Luis Vives, pasando por el Krausismo, se alzaban voces en contra pero ha tenido que pasar medio siglo para que todo el mundo lo vea claro, a los niños no se les pega en el colegio ni en la casa, esto ya no lo duda nadie, todo el mundo lo defiende y lo entiende. Por lo que aritméticamente dentro de medio siglo más o menos la educación será otra cosa, parecido quizás a lo que establecía Julián Sanz del Río o el propio Francisco Giner de los Rios hace más de cien años, éste último era de Ronda, por lo que me reconforta saber que ni Ronda está tan lejos ni cien años son tantos, aunque ellos pensaron ciento cincuenta años por delante.

Con los mejores deseos me atrevo a felicitarme y sobre todo a mi mujer, porque cada vez somos más eficientes y productivos, hemos conseguido un fracaso escolar en tiempo récord, Mateo tiene cuatro años. Antes tardábamos más, pero ya llevamos mucho aprendido y estos fracasos escolares les garantiza a nuestros hijos una vida plena y feliz, porque realmente saben lo importante, tienen unos conocimientos Cum Laude en igualdad, respeto, sensibilidad, sociabilización, seguridad, autoestima y un largo etcétera que no sale en el informe PISA. Por supuesto esto no es fruto de mi ideario personal, siempre aprendo de los mejores y nadie dudará de Albert Einstein, quién sentenció que la educación es lo que nos queda cuando uno olvida todo lo que aprendió en la escuela.


viernes, 3 de enero de 2014

José Platero Navas, Errante



Arando el olivar ( Frigiliana) Abril 2013


Se nos ha ido un grande. José ( Errante, para muchos) ya no está entre nosotros. Difícil las palabras al saber que ya no compartiré más su sonrisa ni sus muchas enseñanzas, sobre todo las humanas. José ha sido un hombre de vacas y mulos, de yunta, arados y carros, de coyundas, frontiles y "llamaera" pero sobre todo ha sido una buena persona, firme en sus convicciones, aficiones y devociones.

José ha sido para mí, el máximo exponente de la dignidad, la sencillez y la grandeza. El hombre del verbo en su justa medida y proporción, más acertado que el académico de "el dardo en la palabra".

José ha sido una persona rotunda, nunca hubo medias tintas y tal que así lo expresaba, de forma sencilla pero clara e inequívoca. Para él un sí era algo más y su afirmación siempre fue "si y mucho si", un no era "más nunca" y una disculpa " perdón si le he molestado", esto lo podemos decir cualquiera pero en José sonaba distinto y por supuesto siempre bien.

Muchas han sido nuestras andanzas en veinte años, sobre todo siempre a cuenta de las vacas, para mí todo un maestro, mi maestro y teniendo en cuenta que de estos menesteres no existe escuela, yo me siento un privilegiado, pero más si cabe, que por lo aprendido es por haberlo compartido con él, con la ilusión de cada momento y por cada una de sus valiosas e inigualables palabras.

José tenía esas cualidades que ya no se miden y parece que no sirven de nada en el ser humano, pero él se las seguía exigiendo así mismo. La mirada clara, el paso firme, la determinación y el arrojo, la condescendencia y la admiración. En otro orden de cosas, si daba la mano eso valía más que una escritura y si decía que no, mejor no volverle a preguntar, todo un caballero.

José era una persona de la tierra y los animales, de una sensibilidad y talla moral inigualables resumida en una persona de grandeza, un verdadero noble, un hombre de los de antes que hemos podido disfrutar en este siglo. Carretero de la Virgen del Rocío, del Rosario, de San Antonio, San Isidro. Gañán y Boyero de besanas y surcos, de carros y carretas, de aparejos y pedreras, de ubios y pértigos, de aguaderas y angarillas, su mundo.

Asurcando papas ( noviembre 2007)


Nos hemos quedado sin ti, pero nunca faltarán las palabras para recordarte con aprecio, esa estima que te has ganado y esa admiración que todos te tenemos. Siempre has sido una leyenda y como alguien dijo " José, tu nombre está escrito en la historia de mi camino" y " me da lo mismo que te digan Pepe que José, Carretero que Boyero que pa mí eres el más grande".

Anécdota

Sólo José podía actuar así, yo fui testigo. En una ocasión se disponía a subir una escalera de seis escalones con la yunta de vacas y la carreta de la Hdad de La Caleta ante la expectación y el gran número de personas que se congregó para verlo, apareció la televisión y la periodista que dirigía la entrevista, empezó a magnificar y engrandecer lo que iba a hacer José, al tiempo que retransmitía en directo, le preguntó " José cómo es posible subir las escaleras, cómo lo vives, qué piensas, qué sientes, eres único" la agitación de la periodista era desbordada y José, siempre un sabio, sin pestañear y sin atisbo de nervios le espetó en directo sobre el micrófono, " vamos a esperar que ocurra y luego me pregunta usted, se puede poner a un lado que voy a subir las escaleras", todo lo demás se lo pueden imaginar, o no, pero aquello fue grandioso, como siempre. Todos aprendimos, la periodista mucho más, pues como decía José, se habla de las cosas cuando ocurren, antes no.



jueves, 15 de agosto de 2013

La Cosmopolita, un diez





He vivido otro de esos momentos que me gusta contar y compartir, aunque a veces parece que me distancio de la agricultura con mis entradas, no es así, todo está relacionado. Ya sabéis que conservo semillas y también amigos. Y es que este año como ya os decía cuando vinieron más de cien escolares a visitar el campo, me llevé una grata sorpresa por su inquietud e interés, lo mismo me ha pasado con los miembros de La Cosmopolita.

Han sido varias las conversaciones con alguno de sus representantes en este año, sobre todo con Dani Carnero, al que conservo como amigo con el mismo entusiasmo que guardo el maíz castellano o las semillas de espinacas pinchudas y nunca ha dejado de germinar y mejorar.

Yo conozco su buen hacer culinario desde sus comienzos y de esto hace ...uffffff yo era un niño y el más, pero lo tenía claro y eso si que es importante, creer en una cosa, soñarla y hacerla, pero sobre todo trabajando con ilusión y entusiasmo.

Lo que yo no imaginé es que La Cosmopolita iba a borrar de mi mente una de mis quejas más frecuentes respecto a la cocina, y es la importancia de la materia prima a usar en ella. 


Nuestra visita con tomates Huevo de Toro

Este es el verdadero motivo del artículo, saber que hay sitios y personas que se interesan por productos ecológicos o de calidad. Para mi no ha sido una más, porque hablar con agricultores o gente de campo es algo muy normal, pero un cocinero o un equipo como el de La Cosmopolita en el que también está Borja la conversación es algo distinta, sus preguntas me han encantado, pero lo que me ha gustado de verdad es su entusiasmo y profundo conocimiento de lo que es un buen tomate o una excelente lechuga. Y respecto a lo ecológico lo que más me agrada es su interés en como se cultiva y se cuida un huerto ecológico. Para mí este es el quid de la cuestión, ellos creen en personas y al mismo tiempo muchas personas creen en ellos, por eso sé que éste es un buen sitio,  felicidades, así se hace un mundo mejor.

Por esto y por otras muchas cosas le pongo un diez a La Cosmopolita. Ya cada vez salgo menos del campo, pero una salida como esta me reconforta y a los niños les encanta presumir de tomates y más todavía con Dani que es otro entusiasta de los niños.


La última sorpresa me la llevé con la despedida, Dani nos ofreció algo que tomar pero le comenté que no bebo casi nada y la única bebida que me gusta de verdad es el Machaquito extra seco, y en ese momento saca una botella y me sirve medio calibre con toda naturalidad, para mí esto es profesionalidad, tienen de lo bueno, lo mejor.




viernes, 9 de agosto de 2013

Cabañuelas... Agosto frío en rostro


Es un mes maravilloso, como todos los demás, pero éste nos aporta todo lo que queramos aprender, experimentar y sobre todo contemplar para interpretar.

Mucho se lleva escrito sobre las cabañuelas, pero hay mucho más que no está en ninguna parte y sólo depende de nosotros, lo que a mí personalmente me parece de valor incalculable, claro que eso depende de lo que cada uno de nosotros valoremos y estemos dispuestos a observar.

Tengo muy buenos recuerdos entorno a las cabañuelas, sobre todo porque mi tío Juan nos inició con un entusiasmo incomparable a nada cuando éramos muy pequeños, y estas fechas eran como un gran ritual para nosotros que éramos muy niños. Tomábamos todas las señas que en aquélla maravillosa Sierra de Cártama pudieran darse, había veces que hacíamos hasta guardias o turnos para que nada escapara a nuestros ojos pero sobre todo a los sentidos. Si mi tío Juan decía que podríamos predecir el tiempo es que aquello era posible y para los que dudan les afirmo que así sigue siendo y será.

No trato de enseñar nada sobre cabañuelas en este escrito, primero porque no tengo conocimientos para ello y segundo porque es una materia tan extensa que sería imposible encontrar consenso y acuerdo.

Lo que si pretendo es motivar la atención de todos hacia esa gran desconocida de hoy que es la naturaleza y el entorno en el que vivimos, incluyendo todas las cosas que pasan en el suelo y en el cielo.

Las cabañuelas son la magia misma a disposición de todos y de forma gratuita, no hay riesgos, unas veces acertaremos y otras aprenderemos un montón.

Ya desde siempre se observó, desde los míticos Gargoris o Habis, grandes precursores de la agricultura y apicultura respectivamente, pasando por Ibn Al Awwan con su tratado de agricultura o Abraham Zacuto ( éste no sería muy buen pronosticador, no pensó que Colón llegaría a Las Indias, pero visto lo que hicieron casi mejor que nunca hubieran llegado), y así una larga lista pasando por Lamarck, gran admirado por los meteorólogos, aunque ni siquiera se llamaba así, o personas de gran calado en la historia reciente de las cabañuelas como el Pastor del Gorbea.

Lo importante de todo esto no es que haya muchas personas que a lo largo de la historia con su brillantez hayan dado auge a la predicción del tiempo y en definitiva a las cabañuelas, sino que a día de hoy existen muchos anónimos que siguen mirando las nubes, los hormigueros, las crías de perdiz, los cambios de vientos, las humedades repentinas etc, etc y después se interpretan con más fe y seguridad que cualquier otra cosa.

Como decía antes, imposible buscar un consenso en torno a esto, ni siquiera el nombre, por aquí son cabañuelas, en el norte témporas, en la mar otro nombre. Las hay de ida y de vuelta, universales y retorneras, después trasladarlas, casarlas, interpretarlas y así hasta infinito. Lo importante es que sepamos que este mundo que nos rodea nos habla constantemente y nos avisa de todo, no nos quedemos con los ojos cerrados y sin escuchar nada. No pasa nada porque exista un satélite y un buen programa del tiempo todos los días, lo que si pasa y grave me parece, es que no estemos a las señales de la naturaleza, aunque si en muchos casos no escuchamos ni a nuestro vecino ¿quien está dispuesto a escuchar un árbol?




miércoles, 7 de agosto de 2013

Para descansar de campo, más campo





Cuando queremos un descanso y por nuestra forma de pensar ni siquiera hay que estar cansado, nos damos un homenaje natural y hacemos algunas escapadas, normalmente de ida y vuelta, porque ya sabéis lo de acampar por libre es como lo de hacer queso en casa, aunque de vez en cuando y como ya sabéis hacemos algún queso, lo de dormir junto a un río todavía no os lo cuento pero si bien recordáis de puertas para adentro..............y por esa regla aplicada solo bajo mi sentido común un río no es de nadie y es al mismo tiempo responsabilidad de todos, lo cuidamos y lo disfrutamos.


Jose Manuel es más que un pez, de feliz

Este maravilloso sitio está a menos de horas de casa y como casi siempre estos paraísos cercanos son descubiertos por tito Javi, nuestro motor de salida, y arrancamos porque siempre acierta, todo un crack en estas escapadas, yo soy un fan indiscutible pero para los niños es como un jefe explorador, aunque siempre perdemos los galones de jefe y nos convertimos en puros porteadores, todo tiene su encanto.


Fernin en una de las cascadas, 27/07/13

Como siempre cada uno desarrolla sus instintos y sobre todo hace lo que le apetece, pero Mateo siempre es Mateo. El agua está bien fría pero se agradece. Mateo no termina de entender esto último y el sólo sin que nadie explique nada al respecto, ha observado que las piedras acumulan el calor de sol, y después de cada baño se convertía en roca para secarse, para mi amada y para mí toda una lección de autoaprendizaje y conocimiento sensorial. Eso sin contar la energía que se llevó de cada una de esas piedras y las experiencias que vivenció la plenitud de su ser.



Mateo vivenciando

Por otro lado tenemos a José Manuel, siempre fue independiente y autónomo, pero autónomo de verdad, de los que no cotizan o pagan el sello como se decía antes, pero sabe valerse por si mismo y aunque sólo tiene diez años nos lleva dadas más lecciones que muchos libros abiertos. Sobre todo nació sin miedo y permitimos que nunca lo tuviera, así sigue y me atrevo a afirmar que así seguirá, os paso documento gráfico.


Jose Manuel saltando, el miedo no existe

Bueno, esto es lo que hacemos de vez en cuando y hoy me apetecía compartirlo, os dejo algunas fotos más, simplemente por la belleza y grandiosidad del sitio, saludos a todos, vuelvo en breve con una de cabañuelas, que estamos en fechas.






sábado, 6 de julio de 2013

Entre Col y Col: Lechuga





Y como también decía mi abuela, el que quiere la col quiere las flores de alrededor. Pues así somos, ya sabéis sobre todo nos encantan las cosas del campo, cultivar la tierra y criar los animales, pero de vez en cuando y dependiendo de las fechas nos adaptamos a la perfección con las cosas de la mar.

Siempre nos gustaron las sardinas, pero lo que de verdad nos apasiona es hacerlas al más puro estilo marengo. Realmente aprendí de una muy buena persona y algo más que amigo, Matías, que es más de campo que cualquier otra cosa, pero el aprendió de un autentico marengo y tuvo la delicadeza de enseñarme y lo hizo bien, bien, vamos que en los últimos quince años no se me ha caido ni una sardina, eso es tener un profesor de categoría, y como dicen los orientales, pobre del alumno que no supere a su maestro, así que felicidades a Matías por sus enseñanzas, sobre todos las humanas que ahí no le he superado.


El equipo





Ya os imaginais, pero yo os aclaro, comer sardinas para nosotros no es hartarse de pescado, es un ritual donde intervienen un montón de elementos pero sobre todo el equipo y la ilusión con la que se hace. Como decía antes, lo que más nos gusta es hacerlo en el suelo, con las cañas que nosotros mismos cortamos y con la leña que nos proporciona el campo. Cada uno asume su papel y a la vez todos asumimos un fin común, pasarlo bien y aprender muchas cosas.




La bella Manuela ha asumido el papel de aprendiz, relevando a Jose y a Fernin, que ahora se encargan de la intendencia, trayendo platos y alguna que otra cervecita, porque Leti y yo sin cervecita no lo vivimos igual. Mateo que no puede tener maestro ni se siente aprendiz de nada, ha decidido por su cuenta encargarse del fuego, la verdad es que a mi amada y a mí siempre nos gusta que los niños tengan una relación de respeto y aprecio por el fuego y a decir verdad lo dominan y eso nos hace sentir orgullosos, tienen una conciencia del fuego muy real, sobretodo saben lo necesario y lo peligroso que puede llegar a ser.



Continuando con nuestra tradición, hemos llegado al punto de que este año no se han hecho sardinas hasta que ha venido nuestro miembro más lejano, Julianilla, por supuesto es la más ferviente entusiasta de los espetos en el campo, le encantan sin más. Es como el Lolo que se nos está haciendo mayor, pero se organiza para aparecer siempre que hay sardinas, un fenómeno, espiritual sobretodo.





jueves, 20 de junio de 2013

Agricultura vs agriculturas



Dedicado  a Josuah C. por su pasión de vida campesina y buen granjero, pero sobre todo por ser una buena persona, de sensibilidad inexplicable y coherencia en su forma de vida y pensamiento, gracias por ser siempre como tú.

Dedicado al 1ª encuentro para el intercambio de semillas de Genalguacil  ENZEMÍLLATE CANIJO, por su sencillez y autenticidad.


Después de mucho probar y probar, además de intercambiar todo tipo vivencias y experiencias, mi desconocimiento en agricultura es tan grande que me autoriza a sentenciar por mi cuenta que sólo existe una agricultura. 

Desde hace unos años he visto como han empezado a proliferar toda una clase de tipos y subtipos referentes a la agricultura, cada uno defendiendo sus bondades y éxitos, que por supuesto yo no discuto. Pero para mi la agricultura sólo es una, cabiendo en ella todas alternativas y variedades posibles.


En mi forma de conocer las cosas todo conocimiento y experiencia siempre es poco. Pero no vale una nueva oleada de tipismos que parecen ser la salvación de lo que se vino haciendo desde hace miles de años. En muchos casos minusvalorando lo que nuestros mayores con tanto respeto y amor hacia la tierra han hecho.


Personalmente he practicado la biodinámica y me atrae  la permacultura, pero lo que me encanta es la agricultura y la ganadería sin más, vaya por delante que nada es excluyente, únicamente estoy en contra de la degradación del campo con fertilizantes/químicos/pesticidas etc y estoy a favor de fomentar la biodiversidad con nuestros actos. Aunque lo que realmente quiero poner en relieve, es que en este siglo pasado nos hemos dedicado a ponerle nombre a lo que siempre se hizo de una forma u otra. Y en muchos casos he detectado gran cantidad de personas que parecen tener la panacea, por el simple hecho de practicar cualquiera de estas subagriculturas.


Yo creo que todos hemos picado el anzuelo, bueno creo en cosas más trascendentes de esto estoy seguro, y es que al final toda esta avalancha de nuevas categorías respecto a la agricultura, llevan aparejadas un montón de cursos, libros, certificados y exclusividades que nos hacen atarnos a lo que yo por lo menos me niego. 


Mientras tanto si a vosotros os vale, la agricultura natural de Massanobu Fukuoka o la de Mokichi Okada, la ecológica de Mariano Bueno o Gaspar Caballero, la permacultura de Bill Mollison, sin entrar en las certificaciones ecológicas o en Demeter, yo os apoyo, pero lo mio es la agricultura y la ganadería sin más, insisto en fomentar cualquier forma de vida natural y me mantengo en contra de todo aquello que degrada el campo y los animales.


Sólo confesar que mañana vendrán a inspeccionar nuestro campo, por la módica cantidad de ciento ochenta y siete euros con noventa y dos céntimos y a decir verdad estoy contentísimo porque son cien euros menos que los últimos cinco años. Pero lo que realmente me pone contento es que alguien que no nos conoce y menos a nuestro campo, en algo más de media hora dirá que efectivamente somos ecológicos y eso si que vale. Porque claro, si yo me atreviera a decir que somos ecológicos, eso sería gratis, que barbaridad. Lo que me calma un poco es que ya hasta el año que viene por estas fechas puedo estar echando veneno y lo que me de la gana, bueno realmente eso es siempre porque lo que inspeccionan son los papeles, "lo del campo da un poco más igual" pero los papeles.....eso si que tiene que estar bien, jajajaja esto es de locos y yo colaboro, me he quedado sin palabras.